como hacer comida casera para gatos

Seamos realistas. No cabe duda de que los platos caseros tienen algo especial que no se puede encontrar en ningún restaurante, ni siquiera el más famoso o el mejor que te puedas imaginar, puede igualar. la comida hecha en casa. 

Entonces, ¿por qué deberíamos negar a nuestro gatito este placer? Al fin y al cabo, ¡él también es parte de la familia! Darle a probar lo que tienes en el plato o darle las sobras no es lo mismo que una comida sana y nutritiva hecha especialmente para él, preparada para satisfacer sus necesidades energéticas y nutricionales.

Es mucho más fácil de lo que se imagina preparar un plato así. Puedes preparar deliciosas recetas para tu gatito con ingredientes sencillos que probablemente ya tengas en casa. Es fácil, rápido, cómodo y muy satisfactorio preparar comidas para tu gatito.

En este artículo, aprenderás todo lo que necesita saber para convertirse en un excelente cocinero de comida para gatos: desde los ingredientes y las herramientas que debe utilizar hasta las principales recetas, todo ello «aderezado» con muchos consejos útiles.

Por qué debemos ser nosotros mismos los que preparemos la comida de nuestros gatos?

Además del orgullo que sentirás al crear tantas y tan sabrosas recetas, hay toda una serie de beneficios reales y efectivos asociados a la comida casera para gatos.

Es un alimento más natural. Los gatos son depredadores muy evolucionados. Una dieta basada únicamente en productos que se pueden encontrar fácilmente en las tiendas, aunque puede satisfacer plenamente sus necesidades nutricionales, no podrá satisfacer sus instintos carnívoros de la manera en que lo hacen las mejores recetas caseras.
Es una comida más saludable. Los gatitos tienen dientes afilados y puntiagudos para cortar y desgarrar la carne cruda. Los productos procesados y elaborados no ofrecen los mismos beneficios que la comida casera puede aportar a la salud bucal del gato. Hay una gran cantidad de beneficios diferentes que estos alimentos naturales pueden proporcionar.

  • Más fácil de digerir. Mientras tu pequeño depredador muerde y mastica la deliciosa comida que le has preparado, se envían importantes señales al cuerpo, y especialmente al estómago, para que éste prepare los ácidos estomacales necesarios para facilitar la digestión.
  • Es más divertido. Su gato se divertirá mucho más disfrutando de los platos preparados
  • Es más fácil de controlar. El hecho es que, comprando tú mismo los ingredientes necesarios y procesándolos tú mismo, tienes un control total sobre la dieta de tu gato. Y esto es una gran responsabilidad y muy importante para cualquiera que quiera cuidar lo mejor posible de su gato.

Estas son algunas de las razones por las que deberías decidirte a preparar la comida de tu gato en casa, pero encontrarás otras buenas razones por las que deberías seguir este camino cuando te adentres en el mundo de la cocina felina.

Sin embargo, hay una pregunta muy importante que debe responderse antes de empezar.

¿Debes optar por los alimentos crudos o cocinados?

Lo cierto es que ambos tipos de comida casera -cruda y cocinada- pueden dar a nuestro pequeño peludo todo lo que necesita para crecer sano y fuerte.

Lo más importante para mantener la salud y el bienestar de tu gatito es asegurarte de que sigue una dieta completa y equilibrada, rica en todos los nutrientes que necesita.

Cuando un alimento se cocina, pierde muchas de las proteínas y nutrientes en los que es naturalmente rico. Sin embargo, la cocción también ayuda a reducir la presencia de bacterias y microorganismos que también pueden tener un efecto negativo en la salud de tu gatito. Desde pequeños nos han hablado de los peligros de comer alimentos crudos. Por lo tanto, es fácil pensar sólo en los aspectos negativos.

La constitución física y la biología de su gato están diseñadas para permitirle alimentarse de pequeños animales capturados en la naturaleza. Lo que puede parecerle peligroso a usted es perfectamente seguro para su gatito. Sólo tienes que seleccionar cuidadosamente los ingredientes que utilizas y prestar especial atención a utilizar sólo alimentos que sean seguros para tu gatito.

Si la carne que utiliza procede de un animal sano, es casi seguro que está libre de patógenos. Las bacterias sólo están presentes en la superficie, que por tanto puede limpiarse a fondo para que el producto sea seguro. Los músculos internos de los animales sanos están libres de bacterias y microorganismos peligrosos. Tienen el mismo sistema inmunológico eficiente que los humanos.

«Recuerda: tu gatito depende completamente de ti para satisfacer sus necesidades. Asegúrate de tener en cuenta sus gustos y su personalidad antes de tomar cualquier decisión precipitada.»

Los animales de compañía son en muchos aspectos iguales a los niños, todos con personalidades únicas e inimitables.

Algunos son inconstantes y caprichosos, van de una cosa a otra y prefieren una vida emocionante llena de muchos cambios rápidos. Estos depredadores amantes de la aventura pueden interpretar el cambio de dieta como algo que han estado esperando toda su vida.

Otros prefieren seguir una determinada rutina diaria, más tranquila y constante, sin sorpresas, por lo que aprenderán rápidamente a adaptarse a su horario diario para tener siempre cubiertas sus necesidades. En consecuencia, estos gatos necesitarán más perseverancia y paciencia por su parte para adaptarse a su nueva dieta.

¿por qué no pruebas a darle la comida que le has preparado ocasionalmente, sólo en determinados días?

Puedes empezar dándole a tu gatito la comida que has preparado una o dos veces a la semana y luego evaluar sus reacciones.

Otra opción sería añadir parte de la comida que has preparado a la que come habitualmente, sustituyendo gradualmente un alimento por otro, aumentando las porciones de comida casera a medida que tu gatito se acostumbra a la nueva dieta.

No te desanimes si ves que tu gato no está tan entusiasmado con su comida. Esto se debe a que sabe lo que le gusta y lo que no, así como al hecho de que algunos gatos son más tercos que los niños pequeños. Convencer a su gato de que pruebe algo diferente puede llevar algún tiempo.

También debes tener en cuenta la edad de tu gato. Si es difícil enseñar a un perro anciano a jugar a nuevos juegos y a responder a ciertas peticiones, imagínese lo difícil que es conseguir que un gato adulto cambie sus hábitos alimenticios.

La estructura, la composición y la textura son muy importantes. Se acabaron las croquetas y los snacks del supermercado en la dieta de tu gatito. Tendrás que tomar las riendas y empezar a tomar un papel activo en su dieta.

Así pues, vayamos al grano. ¿Qué vas a dar de comer a tu gatito?

La ventaja de una dieta casera es, sin duda, el hecho de poder preparar un montón de platos que se hacen eco de la dieta completa y equilibrada que suele seguir un gato en la naturaleza y que ha permitido a estos felinos evolucionar a lo largo de los siglos hasta convertirse en los pequeños depredadores perfectos que son hoy.

Esto significa que los platos que prepare tendrán tres ingredientes principales: carne, huesos y órganos.

Carne de Pollo

La carne es la base de la dieta de todo gato. Todos los gatos, sea cual sea su edad o raza, prefieren trozos de carne sabrosos, naturales y sanos. La dieta de un gatito debe consistir en un 60-80% de carne para que pueda obtener la cantidad adecuada de proteínas animales y aminoácidos que necesita para crecer sano y fuerte. La taurina, la lisina, la arginina y la cisteína son los aminoácidos más importantes.

Los huesos son una fuente importante de minerales esenciales para su gato. La carne de animales sanos es una excelente fuente de fósforo, mientras que los huesos son ricos en calcio y muchos otros minerales.

Receta de carne de conejo especial para gatos

Ingredientes:

  • 230gr de carne de conejo – cortada en trozos pequeños
  • 1 cucharadita de aceite de oliva
  • Una pizca de perejil, tomillo, romero y mejorana
  • Caldo de verduras sin sal al gusto
  • 20 g (no más) de batatas, zanahorias, apio y guisantes

Preparación:

  1. Saltear el conejo en el aceite de oliva.
  2. Añadir las hierbas y especias y el caldo de verduras y llevar a ebullición.
  3. Bajar el fuego y continuar la cocción a fuego lento.
  4. Añadir las verduras picadas y continuar la cocción durante 45 minutos más.
  5. Dejar enfriar a temperatura ambiente y servir
  6. Guarda las sobras en un recipiente hermético hasta 3 días en la nevera, o congélalas.

Receta de pollo crudo especial para gatos

Ingredientes:

  • 2 kg de muslos de pollo (¡incluidos los huesos y la piel!)
  • 400gr de corazón de pollo (u otra fuente de huesos/carne a la que hay que añadir 4gr de taurina)
  • 200gr de hígado de pollo
  • 2 tazas de agua
  • 4 yemas de huevo o 4 huevos enteros (opcional)
  • 0,2g de vitamina B (suplemento)
  • 0,2 g de vitamina E
  • 1,5 cucharaditas de sal yodada (¡ahorra dinero! No comas demasiadas cucharaditas, ya que un exceso de sal puede ser perjudicial para la salud de tu gatito)

Preparación:

  1. Retirar aproximadamente la mitad de la piel y el 20% de los huesos de los muslos de pollo, de forma bastante aproximada.
  2. Cortar la mayor parte de las patas en trozos pequeños.
  3. Tritura el resto de los muslos con los huesos, el hígado y el corazón en casa (¡evita comprar productos cárnicos ya triturados si es posible!). Mezclar todo junto.
  4. En un bol bastante grande, mezcle los suplementos vitamínicos, la sal, los huevos y las 2 tazas de agua. Batir bien los huevos.
    Ahora debería haber tres preparaciones diferentes en la encimera de la cocina: los bocadillos de carne, la carne picada y los huesos, y el bol que contiene todos los ingredientes restantes. Estas tres preparaciones deben mezclarse muy bien en un bol.
    Guárdelo en un recipiente hermético lo suficientemente grande como para permitir la ligera expansión de los alimentos debido a la congelación en el congelador. Guarda el plato en la nevera durante uno o dos días y congela el resto.

Siguiendo esta receta podrás preparar unos 3 kg de comida para tu gatito, una buena cantidad teniendo en cuenta que un gato medio suele consumir entre 100 y 150 g de comida al día.

Para descongelar los alimentos guardados en el congelador, utilice agua caliente o tibia, recordando siempre que el plato debe servirse a temperatura ambiente.

No se debe utilizar nunca el microondas para descongelar la comida del gato. El microondas no calienta ni cocina los alimentos de manera uniforme y esto hace que se pierdan muchas proteínas importantes que son esenciales para su gato.

Como puedes ver, preparar un plato sabroso para tu gatito no es tan diferente de preparar un plato de carne para ti. Hay recetas que requieren cierta cocción de los ingredientes, y recetas que se basan en las propiedades y nutrientes que sólo los alimentos crudos pueden aportar.

Si quieres que tu gatito siga una dieta de comida casera, es importante que seas lo más coherente posible en tus decisiones y que mantengas a tu gatito con esta dieta de forma constante durante un periodo de tiempo. Cuantos más problemas, inconvenientes y molestias encuentres a la hora de preparar la comida, menos probable será que consigas que tu pequeña bola de pelo siga una dieta casera y saludable.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here