Inicio Esta Pasando Como mantenerse en forma a los 50 años

Como mantenerse en forma a los 50 años

171
0
como mantenerse en forma a los 50 años

Fitness a los 50, ¿qué cambia?

La edad de 50 años es un hito importante en la vida de todas las mujeres. El cuerpo cambia debido a la llegada de la menopausia, el metabolismo comienza a ralentizarse, los cambios de humor y los sofocos se hacen más frecuentes.

En resumen, tienes que empezar a aceptar un nuevo yo y un nuevo estilo de vida. Y esto es cierto tanto desde el punto de vista emocional como desde el punto de vista del bienestar físico.

Con la llegada de los 50 años es absolutamente normal ganar unos kilos de más y tender a engordar, pero la buena noticia es que recuperar la forma a esta edad no es una utopía.

Puedes mantenerte bella y recuperar la línea empezando a percibir los cambios en tu cuerpo de forma positiva. Lo único que hay que hacer es seguir unas sencillas reglas que apuntan en una sola dirección: ¡adoptar un estilo de vida saludable!

Para recuperar la forma a los 50 años, de hecho, no basta con empezar a moverse y hacer deporte. Si el entrenamiento no va acompañado de pequeños cambios en los hábitos de comportamiento y alimentación, los resultados tardarán en aparecer. Son muchos los factores que entran en juego a esta edad: el fin de la fertilidad, las hormonas enloquecidas, la sensación de impotencia y el bienestar psicológico y físico en riesgo.

Afortunadamente, mantenerse en forma a los 50 años no es una tarea imposible. ¿Pero por dónde se empieza? No te preocupes. A continuación encontrarás algunos de mis consejos para mantenerte en forma, empezando a cambiar tu estilo de vida y tus hábitos, sin estrés y con absoluta tranquilidad.

Consejos útiles para mantenerse en forma a los 50 años

Entrena y acelera tu metabolismo

El primer consejo que quiero darte para ayudarte a reafirmar tu cuerpo y recuperar la forma a los 50 años es sobre la actividad física. Ya sea un paseo, una carrera o un entrenamiento en el gimnasio, empezar a moverse con constancia y gradualmente es el primer paso hacia un nuevo tú.

Con la llegada de los 50 años, de hecho, el cuerpo experimenta profundos cambios. Es posible que descubras que has engordado unos cuantos kilos aunque tu dieta no haya cambiado, o que veas que la grasa se acumula en zonas que no eran problemáticas hasta hace poco.

¿Por qué? ¡Culpa de la menopausia! De hecho, con el fin de la ovulación, el metabolismo se ralentiza y el cuerpo necesita menos calorías porque puede quemar menos. Por eso tu peso aumenta aunque comas igual.

No te servirá de nada pasar horas y horas en el gimnasio, pero bastará con practicar una hora de entrenamiento tres veces por semana para agitar tu metabolismo y empezar a perder peso: el secreto es la constancia.

Caminar a un ritmo constante, pero también correr te vendrá bien. Estas actividades pueden combinarse con deportes como la natación o el ciclismo, o con ejercicios para reafirmar brazos, piernas y abdomen y tener una piel más elástica.

Otro aspecto importante es la mejora del equilibrio y la postura que puedes entrenar con las clases de yoga y pilates.

Ajustar la dieta y variar la alimentación

Mejora tu dieta empezando a comer menos y mejor a lo largo del día. La clave de una dieta equilibrada es variar los alimentos que se consumen con frecuencia.

Desayuna abundantemente, rico en vitaminas pero bajo en azúcar, y come menos en la cena. Sí a las verduras, para consumirlas en las cantidades que prefieras tanto crudas como cocinadas. Aumente también la cantidad de legumbres como alubias, lentejas y garbanzos; el consumo de pescado y de fruta. Estos son los principales alimentos que debes incluir en tu dieta para acelerar tu metabolismo.

Consume alimentos ricos en vitaminas, proteínas magras, carbohidratos de bajo índice glucémico y grasas buenas.

¿Algunos ejemplos? Puedes incluir en tu dieta un tentempié sustancioso para comer justo antes de la cena y así evitar llegar a la mesa súper hambriento. Por ejemplo, prepara una rebanada de pan integral con media loncha de jamón magro  y un puñado de frutos secos. Este es un ejemplo de tentempié equilibrado que te dará el impulso adecuado de energía sin hacerte acumular grasa.

Recuerde también que debe hacer comidas ligeras y reducir la cantidad de alimentos, especialmente en la cena. Es mejor irse a la cama con poca luz para favorecer una mejor calidad del sueño y estar más descansado y con energía al día siguiente.

Beber más agua

¿Cuántas veces has oído en la televisión que es importante beber más? La cantidad correcta de hidratación es súper importante incluso para las personas de 50 años.

Beber mucha agua te ayuda a mantener tu cuerpo sano gracias a su efecto drenante y desintoxicante, útil para perder el exceso de líquidos y volver a sentirte tonificado y menos hinchado.

Beber mucha agua todos los días también ayuda a que los intestinos funcionen mejor, liberándote de las toxinas y limpiando tu cuerpo de forma natural.

Con la edad y el proceso fisiológico de envejecimiento, el cuerpo tiende a deshidratarse más rápidamente. Así que beber más agua también es útil para mantenerse joven durante más tiempo.

Dormir mejor

La relación entre un ciclo de sueño correcto y la pérdida de peso es un concepto demostrado y compartido por numerosos estudios científicos. Dormir bien hace perder peso ¿Pero de qué manera?

También en este caso, la razón puede remontarse a las hormonas y al metabolismo.

Dormir con regularidad y tener un sueño de calidad te ayuda a mantener tu metabolismo en equilibrio: un mal descanso provoca un desequilibrio hormonal que se traduce en un aumento del apetito y una disminución del gasto calórico.

Cuanto mejor duermas, menos comerás.

Anuncios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here