Inicio Tecnologia Comprar un Tocadiscos. Tocadiscos Lenco

Comprar un Tocadiscos. Tocadiscos Lenco

88
0
comprar un giradiscos

Hoy en nuestro Artículo Tecnológico, nos vamos de compras. La nostalgia está de moda. Ahí están los libros superventas sobre la E.G.B., las cámaras lomográficas o lo que nos importa en nuestro artículo, los vinilos. Si este reverdecer de los viejos discos te ha pillado con el pie cambiado, te echamos una mano para que sumes a la nueva – vieja ola con un giradiscos asequible y con detalles que como te contaremos, lo ponen a la última.


Es reconfortante observar en un entorno melómano como el mío la sonrisa de niño pequeño que se nos pone a todos cuando desempolvamos los viejos vinilos o los vemos en casa de algún amigo o familiar. Su magia es tal, que monopoliza la conversación, llevándola a recuerdos de cuando los comprábamos en la tienda, anécdotas varias o simplemente recordar lo difícil que fue encontrar esa edición tan especial que lucimos orgullosos ante las visitas.
Sin duda, es el poder de la nostalgia. Porque acudir hoy día a razones objetivas para adquirir un reproductor de discos de vinilo es casi como justificar la compra de una máquina de escribir. Desde el alumbramiento del Super Audio CD ya hace un buen puñado de años las razones técnicas para tener uno de estos vetustos aparatos en casa se esfumaron.

var uri = ‘https://impfr.tradedoubler.com/imp?type(img)g(24343634)a(3171567)’ + new String (Math.random()).substring (2, 11); document.write(‘‘);
var uri = ‘https://impfr.tradedoubler.com/imp?type(img)g(24877506)a(3171567)’ + new String (Math.random()).substring (2, 11); document.write(‘‘);


Pero al igual que hoy día hay personas que siguen leyendo en libros de papel, el vinilo satisface esa necesidad de rituales que tiene el ser humano. Ir a la tienda, buscar, encontrar y ese romántico momento de hacer deslizar la aguja por primera vez sobre nuestra nueva adquisición.
Todavía hay defensores del vinilo (como imagino que los habrá de la fotografía reflex tradicional) que defienden esta fuente como la más pura de las posibles. Vamos a explicarlo para todo el mundo: la señal digital necesita ser deconstruida en unos y ceros y posteriormente reconstruida, amplificada y emitida por altavoces o auriculares. En ese proceso podemos elegir si decidimos reconstruirla entera o solo la parte esencial. Si escogemos solo la parte esencial hablamos de audio con pérdidas asociado, eso sí, a un menor peso del archivo. Si elegimos reconstruirla entera, siempre habrá un proceso en el que los defensores de lo analógico sostienen que siempre se pierde algo. En esa labor es importante la frecuencia de muestreo, es decir, la cantidad de muestras que tomamos del original para reconstruirlo con mayor o menor fidelidad.
En defensa de los “digitales” hay que decir que en los últimos años las frecuencias de muestreo se han disparado, siendo capaces de recomponer la señal original de una forma muy fiel.
Los aún defensores del vinilo argumentan que su sonido analógico es tal cual, es decir, que no se pierde información en el camino deconstruyendo y reconstruyendo. Sobre el papel tienen razón pero como siempre en esta sección, habrá que acudir al oido de cada uno para juzgar. Es completamente cierto que el sonido del vinilo es cálidamente imperfecto pero también es verdad que está sometido a desgaste, algo impensable en los formatos basados en archivos de audio digital.


Así es nuestro protagonista: Giradiscos LENCO LBT-120Bk

var uri = ‘https://impfr.tradedoubler.com/imp?type(img)g(24343648)a(3171567)’ + new String (Math.random()).substring (2, 11); document.write(‘‘);


Si eres de esa pequeña aldea gala que se resiste a lo digital o simplemente te gusta el mundo del vinilo, vamos a presentarte un reproductor sencillo y asequible pero a la vez de plenas garantías, de la mano de la firma holandesa Lenco, especialista en este tipo de dispositivos.
Por unos 150 euros te llevas a casa un reproductor de vinilos capaz de emitir en bluetooth o convertir en MP3 tus viejos Lps para que te los lleves en un pincho al coche.
Es compatible con las clásicas velocidades de 33 y 45 R.P.M., es semiautomático, tiene transmisión por correa, retorno automático, división de pistas y cubierta extraíble.
Y si cuentas con un amplificador o receptor estéreo o cualquier otro tipo de sistema de amplificación, al incorporar preamplificador de phono, tan solo necesitarás el clásico cable RCA (blanco y rojo) para conectarlo.


Veredicto


Considerando que salvo honrosas excepciones el consumo de vinilos es algo residual pero también sumamente placentero nos hemos decantado por un representante de la gama baja para darte el capricho de tener un giradiscos en casa o por qué no, como idea de regalo a tus padres o abuelos en estas próximas Navidades.


Si tu pasión va más allá de la gama baja y el bolsillo te lo permite, tienes modelos de Technics, Pro-Ject, Rega o Sony capaz de hacer las delicias de los viejos rockeros.
Si tu presupuesto es ajustado, la firma Lenco ofrece las suficientes garantías para un disfrute eventual de nuestros viejos discos. En nuestra redacción hemos tenido la oportunidad de probar el modelo L-85 de los holandeses junto con un amplificador Onkyo de gama básica y el sonido resultante es plenamente satisfactorio.

Anuncios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here