El Gluten. ¿Es tan malo como se dice??

El gluten es una proteína que está presente en los granos de ciertos cereales, mayoritariamente en el trigo.
Cuando el gluten se une con agua, se crea una especie de masa pegajosa y elástica. Esto, es a causa de la gliadina y la gutenina que son los componentes del trigo. Por ello, el trigo es ideal para hacer panes y demás elaboraciones que necesiten ligar ingredientes, como pizzas, pasteles, galletas, fideos, etc.
Al gluten se lo considera uno de los alérgenos más agresivos para el ser humano. Nuestro sistema inmune reacciona dañando la mucosa del intestino delgado, y causando síntomas inflamatorios como la sensibilidad al gluten, la alergia, o la celiaquía.
La razón de este tipo de inflamaciones, es que el gluten a la larga, destruye las vellosidades del intestino delgado, impidiendo la absorción de nutrientes y haciendo crónica la inflamación. Lo bueno, es que sanar un intestino afectado por gluten, es posible. ¿Tarda? Si, un poco, hasta que apartemos el gluten de nuestro menú diario y la función intestinal se normalice.

¿Cuáles son los principales cereales que contienen gluten?

Muchas veces vemos etiquetas en algunos alimentos las siglas TACC. Esto significa: Trigo, Avena, Cebada, Centeno. Éstos, son los principales cereales que contienen gluten y los de mayor consumo. Pero hay otros, como la espelta, el kamut, el bulgur (trigo quebrado), y el triticale (es un híbrido entre el trigo y el centeno).

¿Qué pasa con la avena?

La avena tiene ciertas diferencias, no contiene gluten directamente, pero si contiene una proteína de estructura muy parecida a la del gluten, por lo que, eventualmente en algunos casos, crea intolerancias y es por esto que se la considera no apta para personas con trastornos digestivos.
Hoy en día, ya encontramos avena sin gluten en ciertos lugares.
En realidad, todos estos cereales, contienen casi ningún valor nutricional. Sin embargo, para la industria alimentaria es la panacea, ya que facilita crear una gran variedad de productos “de consumo humano” que no son para el humano.
Si bien es cierto, el trigo de antes no es igual al de ahora, y ahí radica el problema. Las semillas de ahora están modificadas, causando los problemas de salud ya conocidos.
Inesperadamente, el gluten no solo se encuentra en los alimentos. También está en algunos cosméticos, en ciertas cremas corporales, plastilinas, y algunos medicamentos.
El gluten es tan tóxico, que su consumo diario, en ciertas ocasiones se deriva en enfermedades graves. El problema es que mientras no veamos síntomas evidentes, no hacemos caso.
No podemos saber fácilmente si somos intolerantes o padecemos celiaquía, mientras no se compruebe con la única prueba que lo determina: una biopsia.
“Cocinar sin gluten, no es cocinar para un enfermo. Es cocinar para no enfermar a una persona sana”
Es un dicho famoso.

  • Alimentación saludable en otoño
    Los que tenemos el privilegio de disfrutar del hermoso cambio de las cuatro estaciones del año, esperamos con ilusión cada […]
  • Como saber si mi alimentación es correcta
    Cuando estamos en la búsqueda de la alimentación correcta, deseamos una solución rápida a todos los excesos que nos han […]
  • ¿Cuánta agua hay que beber diariamente?
    Los seres humanos necesitamos beber agua pura cada día. De esta manera, se hidratan nuestras células y limpiamos nuestro cuerpo […]