El Mundo de los Sueños

132
0

Muchas veces, todos tenemos esa extraña pero también familiar sensación de haber estado ya en un lugar en el nunca hemos estado antes. También nos ocurre en alguna ocasión que al presentarnos a un desconocido, sentimos que le conocemos de algo, que ciertamente le hemos visto en alguna parte. Parece que ese sentimiento de haber vivido ya una determinada situación, es algo que parece estar ahí, dentro de nosotros y que nos acompaña inexplicablemente a lo largo de nuestra vida.


A mí también me ha ocurrido. Nunca imaginé que esto podría deberse a que hubiera un universo, un mundo paralelo al nuestro, en que existe un sosias, un doble perfecto, un doppelganger que vive lo que nosotros vivimos, que experimenta lo que nosotros sentimos y que ve lo que nosotros vemos pero con pequeñas diferencias, bajo otra perspectiva. Solo que probablemente si vamos juntando muchas pequeñas diferencias, incluso mínimos detalles, al final el resultado de esa suma que parece inexplicable, viene a dar como resultado una existencia completamente distinta dentro de una realidad alternativa en la que todo parece igual a nuestra realidad pero que de hecho es absolutamente distinta.
Muchas veces me he preguntado si en los sueños, nos escapamos de nuestra vida, de nuestra realidad cotidiana, nos fugamos a otro plano de la realidad, en el que visitamos alguno de esos mundos paralelos, en los que vemos retazos de nuestras existencias en planos alternativos donde todo es parecido y a la vez extraño y diferente. Y en esos mundos, por unos instantes somos nosotros y somos también una versión extraña, una versión opuesta de nosotros mismos. Eso puede resultar divertido, raro, absurdo, chocante y también aterrador. ¿Será ésta la materia cósmica de la que están hechos nuestros sueños y nuestras pesadillas?
Nadie ha conseguido responder con toda certeza a esta pregunta.

Si la conciencia y la ciencia no son capaces por ahora de resolver esta cuestión, al menos la literatura y el cine han esbozado caminos para describir el mundo de los universos paralelos.

Según Wikipedia: Una distopía o antiutopía es una sociedad ficticia indeseable en sí misma. El término, procedente del griego, fue creado como antónimo directo de utopía, término que a su vez fue acuñado por Santo Tomás Moro y figura como el título de su obra más conocida, publicada en 1516, donde describe un modelo para una sociedad ideal con niveles mínimos de crimen, violencia y pobreza. Las distopías a menudo se caracterizan por la deshumanización, los gobiernos tiránicos, los desastres ambientales u otras características asociadas con un declive cataclísmico en la sociedad. Estas sociedades aparecen en muchas obras de ficción y representaciones artísticas, particularmente en relatos ambientados en el futuro. Algunos de los ejemplos más famosos son 1984 de George Orwell, Un mundo feliz de AldousHuxley y Fahrenheit 451 de RayBradbury. Las sociedades distópicas aparecen en muchos subgéneros de ficción y a menudo se utilizan para llamar la atención sobre la sociedad, el medio ambiente, la política y la economía, religión, psicología, ética, ciencia o tecnología. Algunos autores usan el término para referirse a sociedades existentes, muchas de las cuales son o han sido estados totalitarios o sociedades en un estado avanzado de colapso. Algunos estudiosos, como Gregory Claeys y Lyman Tower Sargent, hacen ciertas distinciones entre sinónimos típicos de este concepto. Por ejemplo, Claeys y Sargent definen las literarias como sociedades imaginadas como sustancialmente peores que la sociedad en la que escribe el autor, mientras que las antiutopías funcionan como críticas a los intentos de implementar varios conceptos de utopía. En su Dystopia: A Natural History (Oxford UniversityPress, 2017), Claeys ofrece un enfoque más matizado e histórico de estas definiciones. Aquí la tradición se remonta desde las primeras reacciones a la Revolución Francesa. Se destaca su carácter comúnmente anticolectivista y también se traza la adición de otros temas (los peligros de la ciencia y la tecnología, la desigualdad social, la dictadura corporativa o la guerra nuclear). Por último, el Diccionario de la Real Academia Española define la distopía como una representación imaginaria de una sociedad futura con características negativas que son las causantes de una alienación moral.

Watchmen y 2012

Eso es lo que vemos en películas tan dispares como 2012 y Watchmen. En la primera, vemos una versión de la Tierra en la que la profecía de los Mayas se cumple con efectos devastadores sobre el género humano, condenado a un reinicio en un planeta inundado y devastado por mares y océanos en el que sólo hay un único continente. África. Es el dia 1 del Año 0 de la Nueva Era.
En Watchmen, nos encontramos en un mundo sumido en la amenaza del conflicto nuclear entre los países capitalistas y los países comunistas. Un mundo en el que hay super héroes, aventureros enmascarados que surgieron en los años de la gran depresión para hacer frente a criminales enmascarados que eran imbatibles para la policía. A pesar de todos sus poderes, de su participación en la Segunda Guerra Mundial y de su abnegada lucha contra el crimen, fueron perseguidos, aislados y señalados por el gobierno norteamericano. De Los Minutemen a Los Watchmen, ese mundo cambió a peor significativamente y los superhéroes no pudieron evitarlo, fueron parte esencial de ese cambio. Parte de ellos como El Comediante, trabajaron en secreto para el Gobierno norteamericano y lo hicieron formando parte de oscuras conspiraciones, magnicidios, masacres dentro y fuera de los Estados Unidos.
Finalmente, Nixon fue Presidente desde 1968 hasta bien entrados los años ochenta, rompiendo así la tradición democrática estadounidense y cuando el reloj del fin del mundo llegaba a su punto más trágico, sólo un genocidio nuclear provocado por Ozymandias devolvía la paz y el equilibrio al mundo. Muchos inocentes tenían que morir para salvar a la inmensa mayoría del apocalipsis nuclear que iba a arrasar el planeta.

Un Comediante había muerto, había nacido un nuevo enemigo, un diario, escrito por Rorschach llegaba por sorpresa a una editorial y todo parecía volver a la normalidad.
El relato de Rorschach llegaba a nuestro mundo de la mano del genial Alan Moore que creó uno de los cómics más famosos de todos los tiempos en este Universo con una pregunta que dice: ¿Quién vigila a los vigilantes? El grafiti ¿quién vigila a los vigilantes? aparece varias veces en la historia escrito en las paredes de la ciudad de Nueva York (aunque la frase completa nunca se ve, sino que está siempre parcialmente oculta, cortada por el borde de la viñeta o inacabada). Estas pintadas se producen debido a la existencia de una ley, la Ley Keene, que prohíbe las actividades de los héroes. Dicha ley surgió impulsada por las protestas de los ciudadanos y una huelga de policías. Por tanto, el grafiti es una muestra del cambio que se ha producido en la opinión pública ante este asunto.En una de las escenas del cómic, tras un enfrentamiento con manifestantes opuestos a los enmascarados, el Búho Nocturno II le pregunta al Comediante: ¿de quién los estamos protegiendo?, a lo que este último contesta: de ellos mismos.
Luego vendrían una formidable película y una interesante serie de televisión, con el racismo distópico como telón de fondo. Será un aviso de que los “salvadores” son en realidad una versión perversa de los Ángeles. Bueno, podemos estar tranquilos, porque en este mundo nuestro no hay Superhéroes, no hay Aventureros Enmascarados, no hay multinacionales que hagan oscuros negocios con superpsicópatas degenerados disfrazados de Superhéroes como en TheBoys ni tampoco justicieros con un tal Billy Carnicero luchando a brazo partido por acabar con los peores malvados que el mundo nunca pudo imaginar. Dicen que el gran triunfo del Diablo es que la gente piense que es un mito, que no existe, que es un cuento de viejas para asustar a los niños pequeños. Sin embargo, hay otro mundo paralelo en el que el Diablo, Lucifer se ha cansado de vivir en el Infierno y ahora está en Los Ángeles, tiene un club de lujo, es millonario, canta y disfruta de la vida a tope. Es egoísta, vanidoso, guapo y amoral, pero le encanta castigar a los malos y por eso se divierte ayudando a la Policía. Ya van cinco temporadas de esta serie en la que nada es inocente pero en la que todo es absolutamente contradictorio y casi nada es lo que parece, aunque el Bien y el Amor si son lo que son y lo que parecen y para el protagonista es el camino a la Redención.
El sueño de la razón produce monstruos. Se me ocurre que esa frase bien podría describir una de las mejores series que han desfilado por la televisión. En nuestro mundo, la televisión se ha convertido en el nuevo cine y el cine se ha convertido en una televisión de gran tamaño escasa en imaginación y pobre en talento. Bueno, volviendo a la serie de la que hablaba. Fringe: Más allá del límite.
Un hombre, el doctor Walter Bishop, hace lo imposible. Descubrir un Universo Paralelo al nuestro. Un mundo igual pero con pequeñas diferencias…
Este hombre cruzará al otro lado y hará lo impensable. Alterar la realidad y reemplazar la vida del hijo que ha perdido por el sosias de su hijo. Las consecuencias de sus actos y la culpa le perseguirán desde entonces porque cruzar de un mundo a otro, tiene consecuencias. Rasgar una realidad y de alguna manera, alterarla puede desencadenar el caos y alterar el cosmos para siempre. Puede incluso desencadenar una guerra entre universos que amenace con destruir completamente las dos realidades y por consiguiente, toda forma de vida en ambos mundos.
La experimentación sin control alguno. La ciencia sin ética. La ciencia sin conciencia, la ambición de ocupar el lugar de Dios y erigirse en hacedor de un nuevo mundo sin moral, sin humanidad y sin esperanza. Esa es la nueva maldad. Así es el perverso doctor William Bell y así son también Los Observadores, los hombres calvos sin alma venidos de un futuro en el que el terror tecnológico ha arrasado con todo. Los Observadores están dispuestos a esclavizar a la humanidad en el presente y a destruir todos los recursos de la naturaleza sin miramiento alguno imponiendo una dictadura tecnológica total para convertir nuestro mundo en su mundo.
Tal vez, Fringe sea un cuento en el que sean las pequeñas diferencias las que marquen la diferencia entre un sueño y una pesadilla, el sentido común y el horror, la luz y las tinieblas, el gris y el color, el equilibrio y el caos. En definitiva una fábula en la que acabar con lo que nos diferencia a unos de otros sea la autovía sin peajes que nos lleve derechos al abismo.
¿Hay verdades y mentiras comunes en todas las dimensiones y universos? A tenor de lo visto, parece que si las hay. El Bien, el Mal en sus distintas formas. La ciencia es buena, pero acompañada de principios morales. La tecnología es buena si mejora la vida de las personas. Y es que un gran poder conlleva una gran responsabilidad, aunque no seamos Spider-Man ni seamos parte de Los Vengadores.

Estreno de Tenet. Una película de Christopher Nolan

Seguimos en esta dimensión y quiero recomendarte que vayas al cine a ver Tenet, la nueva y esperada película del gran director Christopher Nolan que se estrenó en España el 26 de Agosto y que resumiendo podemos decir que relata una historia de acción épica que gira en torno al espionaje internacional, los viajes en el tiempo y la evolución, en la que un agente secreto debe prevenir la Tercera Guerra Mundial.
Una vez más, tenemos viajes en el tiempo, cruces interdimensionales e interacciones que pueden cambiar el pasado y también el futuro a peor o a mejor, según el lado del que se incline la balanza de la vida.

Un amor entre dos mundos. Una película de Juan Solanas

Me gustaría recomendarte también otra película que lleva por título «Un amor entre dos mundos» (Juan Solanas, 2012). Este interesante y original film narra la historia de Adam (JimSturgess) que es aparentemente un tipo corriente dentro de un universo extraordinario. Vive humildemente del sueldo que gana, pero su espíritu romántico conserva en la memoria el recuerdo del amor imposible por Eden (KirstenDunst), una chica que conoció de manera casi imposible en un mundo distinto, en un lugar que se halla fuera de su alcance. Sin embargo, cuando Adam vuelve a verla en la televisión, no habrá nada en ninguno de los dos mundos que le impida encontrar el camino que le lleve hasta ella, la mujer a la que ama.
El mundo de Adam es el mundo de la pobreza y la miseria. El mundo de Eden es en cambio el mundo de la opulencia y del bienestar. Juntos encontrarán la manera de unir dos mundos que ya están unidos en lo físico y separados por todo lo demás, una auténtica paradoja como casi todo en la vida que vivimos en esta o en otra línea temporal. Y es que el amor es probablemente la mayor fuerza de este y de cualquier otro universo.

Bueno pues ya vamos terminando no sin antes darte las gracias por haber tenido la paciencia de llegar hasta aquí. Espero vernos pronto aquí en La Tribuna de Madrid Norte.

Anuncios

Comentar la noticia

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí