La Mochila de Pocholo, Carmen Martínez Bordiú y el Pazo que nos robaron

162
0

Si tengo que ser sincero, a mí me da igual. Pero, es verdad, es historia de España. Franco (y descendencia) forman parte de la historia de nuestro país. Cuando este señor murió un servidor apenas acababa de nacer. Entonces, mejor callarse o no hablar de lo que no sabes.
De lo que fueron o no fueron los cuarenta años de dictadura que España estuvo bajo el yugo de Francisco Franco que hablen quien pueden hacerlo: los que lo vivieron. Si, si, están los libros pero… no, no… La objetividad en estos casos: muy complicado. Y luego claro, los que lo vivieron. Je, Je, cada uno te cuenta según le fue. De cajón, ¿a que si…?


Aquí vamos a hablar de los cantos de sirena que se oyen en los últimos tiempos sobre el “ilustre” gobernante.


Ayer o antes de ayer (no lo recuerdo) salió la noticia del famoso Pazo de Meirás. El juez ha resuelto, “el ilustre”, se lo auto adjudicó. Ni lo compro ni cosa parecida. Una cosa sí que se puede asegurar. “El ilustre” era un tío listo. En su propio beneficio pero, al fin y al cabo, listo.


La verdad, es que en los últimos tiempos se habla demasiado de él. Pues, sinceramente: Que alguien me lo aclare… No lo entiendo. A resucitar a los muertos no le veo yo mucho sentido pero…
Lo del Pazo, es, si como ha dicho el Juez, una apropiación indebida. Chicos, os la tenéis que tragar y devolverlo. No es vuestro. Suerte que tienen algunos que disfrutan de algo sin ningún derecho sobre ello.


Pero lo otro, lo otro. Me van a ustedes a perdonar. Si, era un dictador, puede ser que fuera un…….. Pero a estas alturas de la película, gastarse una pasta en mover de sitio al ilustre. Yo no lo entiendo. Usen la pasta para algo que sea de utilidad. El “ilustre” ya no va a poder hacer más daño. Y sí, estoy seguro de ello, no fue más que un instrumento para desviar el foco de atención de los “honrados” ciudadanos.


Y poco más, podría acabar el artículo con aquello de “Así son las cosas y así se las hemos contado”. Pero no, el tener o tener razón en esto: complicado, también. Eso sí, lo realmente importante es que podemos opinar. Vivimos en una sociedad con libertad de expresión.
Si opinas lo contrario, guay(puedes usar los comentarios para dar tu punto de vista) y si opinas lo mismo, guay también. Opinar nos hace libres. Sigamos así. Nos vemos

P.D: De Pocholo y Carmen hablaremos otro día. La verdad es que quedaba muy bien en el titulo 😉

Anuncios

Comentar la noticia

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí