Inicio deporte ¿Qué es el acido láctico en el deporte?

¿Qué es el acido láctico en el deporte?

92
0
que es el acido láctico en el deporte

El ácido láctico y el dolor en el deporte

Cuando se entrena intensamente ocurre que en los días siguientes se siente dolor en los músculos entrenados y se cree que el culpable es el ácido láctico que se acumula en el riego sanguíneo tras un entrenamiento muy intenso.

Sin embargo, esta afirmación no es correcta: veamos qué es el ácido láctico y cuándo se produce.

El ácido láctico es un subproducto del metabolismo anaeróbico lácteo, que provoca la fatiga muscular porque su estructura molecular provoca una disminución del pH sanguíneo y, por tanto, un entorno puramente ácido que impide el continuar con una actividad. En este artículo vamos a desmontar el mito de que el ácido láctico es el responsable del DOMS, o dolor muscular de aparición retardada.

¿Cómo se forma el ácido láctico?

La energía utilizada para permitir la contracción muscular proviene de una molécula llamada ATP. Para disponer de energía, las células musculares deben producir continuamente ATP y lo hacen mediante:

  • El sistema aeróbico
  • El sistema anaeróbico lácteo

Cuando un esfuerzo intenso dura más de 10 segundos, el sistema anaeróbico láctico ya no es suficiente para producir energía (las reservas de fosfato se agotan), por lo que el sistema anaeróbico láctico toma el relevo y, para obtener energía en ausencia de oxígeno, transforma el piruvato en ácido láctico mediante una serie de procesos que tienen lugar dentro de la glucólisis. Considerando la fase inicial, este sistema alcanza su pico, es decir, la máxima producción de ácido láctico, alrededor de 30-40 segundos desde el inicio de la actividad. Un esfuerzo prolongado, en cambio, requiere una reducción de la intensidad del ejercicio o su interrupción. El sistema anaeróbico lácteo es el sistema energético utilizado en las actividades que requieren fuerza y resistencia durante un tiempo de alrededor de un minuto.

Por ejemplo, durante la realización de un «press de banca«, el mecanismo anaeróbico lácteo entra en juego cuando no hay suficiente oxígeno para producir ATP a través del sistema aeróbico y se activa después de 7-8 segundos de ejercicio intenso, su acumulación en los músculos y en el riego sanguíneo provoca una acidosis que compromete el seguir con el ejercicio que estábamos realizando. La fatiga entra en escena.

La capacidad de mantener este sistema depende de la cantidad de ácido láctico que el músculo puede tolerar, y sólo es posible mejorar este umbral de tolerancia con el entrenamiento y en parte con ciertos suplementos, como la creatina, que tienen un efecto amortiguador.

En un músculo sometido a estrés, la producción de ácido láctico es más evidente en las fibras blancas o rápidas, es decir, aquellas fibras que trabajan en ausencia de oxígeno y que tienen un contenido reducido de hemoglobina y mitocondrias.

Entonces, si el ácido láctico se produce durante el entrenamiento, ¿a qué se debe el dolor que se siente durante unos días después?

El dolor que se puede sentir después de un entrenamiento intenso no se debe a una acumulación de ácido láctico, ya que se elimina por completo en las 2-3 horas siguientes al entrenamiento, a diferencia del pico alcanzado por el DOMS (dolor muscular de inicio retardado), que se produce entre 24 y 48 horas después del entrenamiento. Por lo tanto, no existe ninguna correlación entre el ácido láctico y el dolor muscular.

De hecho, las DOMS están causadas por lesiones inducidas por las contracciones musculares, así como por microtraumatismos percibidos como sensación de dolor.

La importancia del ácido láctico

Por lo tanto, surge la pregunta: ¿es importante la producción de ácido láctico o no?

Cabe señalar que el ácido láctico no debe considerarse una sustancia enemiga, ya que contiene energía que es captada y aprovechada por los distintos órganos, en particular el hígado, donde se convierte en glucosa, y el corazón, que la utiliza en cambio con fines energéticos. También es un fuerte estímulo para la secreción de hormonas anabólicas como la GH y la testosterona, por lo que se recomienda el entrenamiento con pesas de alta intensidad para aumentar la hipetrofia muscular.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here